Desesperación

Un hombrecillo de aspecto y aire triste entra en la consulta de un célebre psiquiatra.
-¡Dígame, cuénteme lo que le pasa! – dice el doctor.
Profesor, estoy desesperado. He perdido totalmente las ganas de vivir. La vida me parece inútil. Ya no me interesan ni familia ni trabajo.
-- Lo comprendo -- afirma el doctor, con simpatía— todos tenemos nuestros problemas. Pero entre los dos, sin embargo, es fácil encontrar una solución. Sólo es necesario tener paciencia. Yo creo que con una par de visitas a la semana durante dos años usted recuperará la serenidad. A propósito: son cuatro mil pesetas la sesión.

Una larga pausa.
-- Así, profesor, no dudo que resuelva sus problemas, pero… ¿y los míos?

 


Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix