La estructura legal de tu Pyme

Los empresarios exitosos enfatizan la en importancia de conocer la formación legal al elaborar la fase de planeación inicial de un negocio

Para ello, en primera instancia se debe determinar en qué calidad se establecerá el negocio: ya sea como persona física o como persona moral.

Emprendiendo como Persona Física

Cualquier persona que legalmente pueda contraer responsabilidades y tener derechos puede establecerse libremente como empresario, es decir, crear su propio negocio, estará obligado a cumplir con las disposiciones fiscales.

¿Cuáles son las ventajas?

Ser el jefe: como propietario único, se tiene la libertad de administrar la empresa en el marco legal y fiscal que se elija. Se puede expandir o limitar la empresa; aumentar o disminuir productos o servicios; contratar, promover o despedir al personal. Esta facultad para tomar decisiones con rapidez, sin tener que esperar la aprobación de una junta, permite tener la ventaja de varias oportunidades. Si lo que se busca es el control máximo y un mínimo de interferencia de otras personas, la mejor opción es la propiedad única.

Es sencillo para empezar. La propiedad única es la forma legal más sencilla de empezar. No hay gastos adicionales que cubrir desde el punto de vista legal. Todo lo que se tiene que hacer es conseguir los activos y comenzar a operar, de conformidad con el marco fiscal en que se registre ante las autoridades.

Se conservan todas las utilidades; en una propiedad única, todas las utilidades son del propietario. No se está obligado a compartirlas con nadie. Es una decisión del dueño si se utilizan en forma personal o se reinvierten en la empresa. Los ingresos de la empresa son gravados como ingresos personales.

Se puede suspender las actividades la empresa a voluntad. Si se decide que se quiere dedicar a otras actividades, es muy sencillo liquidar la empresa, sin tener que considerar dividir acciones o efectuar trámites especiales, sólo se tienen que suspender las operaciones.

¿Cuáles son las desventajas?

Una de ellas es que se asume una responsabilidad ilimitada. Un propietario único es responsable por todas las deudas o juicios legales contra la empresa. En el caso de que éstas excedan los activos de la empresa, los activos personales pueden ser reclamados por los acreedores.

Esta responsabilidad ilimitada es el factor negativo de la propiedad única. El capital de inversión que se puede tener es limitado; la cantidad de capital de inversión disponible para la empresa se limita al dinero que se tiene y al que se puede obtener por préstamos. A diferencia de las sociedades, que pueden obtener recursos de otras fuentes. Se tiene que ser multifuncional, cualquiera que inicie una propiedad única debe estar preparado para desempeñar diversas funciones, que van desde la atención de sus clientes hasta la promoción de los productos. Muchos propietarios únicos nuevos no pueden darse el lujo de contratar especialistas para estas labores.

La vida de la empresa es limitada. La muerte del propietario pone fin automáticamente a la propiedad única; lo mismo logra cualquier eventualidad que impida que el propietario opere la empresa. Como nadie toma su lugar, la empresa deja de funcionar.

Emprendiendo en sociedad

Una sociedad se integra conforme a la figura legal que establezcan sus miembros. Para evitar malos entendidos posteriores, todo lo acordado debe ponerse por escrito, la importancia de esto debe tenerse muy presente.

¿Cuáles son las ventajas?

En una sociedad se tiene la ventaja de poder disponer de las técnicas y las habilidades de cada socio. En una situación ideal, la contribución que cada socio puede hacer a la empresa complementa la de los otros socios.

Hay más capital de inversión disponible, ya que la capacidad de la empresa para aumentar el capital se incrementa con tan solo incluir más socios. A diferencia de una propiedad única, que sólo cuenta con los recursos financieros de un individuo, en una sociedad se tienen los recursos combinados de los socios. También se pueden obtener recursos económicos mediante créditos bancarios, con mayor facilidad.

También se puede convertir en socios a los empleados más valiosos. Las sociedades pueden atraer y retener a los empleados de alta calidad ofreciéndoles la oportunidad de convertirse en socios, y este método de motivación ha tenido mucho éxito en particular en las áreas legales y contables.

¿Cuáles son las desventajas?

Al igual que los propietarios únicos, los socios son responsables de todas las deudas o juicios legales contra la empresa, obligaciones que pueden extenderse más allá de la inversión, es decir, sobre los activos personales de los socios. Estas responsabilidades y obligaciones varían, dependiendo del tipo de sociedad que se forme.

Las utilidades deben compartirse, deben distribuirse entre los socios. Además, el porcentaje de las utilidades que se reinviertan en la empresa debe decidirse en conjunto. Los deseos personales son tan sólo un punto de vista.

Los socios pueden estar en desacuerdo, lo que puede traer mucho problemas al negocio.

Las disputas y los problemas personales entre los socios pueden poner en peligro a la empresa y disolver una sociedad.

También el deseo de un socio de ampliar la empresa puede contraponerse a los demás socios.

Una de las razones por la que tantos negocios fracasan antes de cumplir un año de existencia, está principalmente en la incapacidad para asumir la preparación y formulación de un correcto plan de negocios. Dentro del mismo, el marco legal es un tema al que se debe prestar una atención especial, pues según el delineamiento de los nuevos negocios que se emprendan.

Cada figura tiene juega un papel importante, que impactarán de manera fuerte a su empresa. Se recomienda buscar la asesoría de un profesional en la materia.

 

Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix