La empresa y los sueldos

 

El sueldo es el precio del trabajo, inclusie habiendo solo un trabajador, deben pactarse sueldos. Es común entre los pequeños empresarios no contar su propio sueldo dentro de los costos, esto solo aumenta la confusión y dificulta determinar si vale la pena o no seguir una linea de negocios. El empresario debe fijarse un sueldo similar a lo que ganaría como empleado. Si el beneficio del negocio es menor o similar a ese sueldo hay una clara señal de que algo anda mal en la empresa.

Es cierto que el recurso humano es el capital mas importante de un negocio, pero para que esto sea válido, estos deben ser de calidad, ya que determinará el éxito o fracaso de cualquier negocio. El problema de los recursos humanos debe enfrentarse con realismo, un empresario de buen corazón , que tolera a trabajadores que habitualmente hacen mal su trabajo es un candidato seguro al fracaso. Muchas empresas han quebrado por la falta de capacidad y motivación de sus trabajadores.

Los dos factores que determinan la habilidad de un trabajador son capacidad y motivación y un empresario deberá rodearse de personas capaces y motivadas. Lo que pocos empresarios piensan es ¿por que un trabajador va a hacer su tarea con entusiasmo?, hay varias respuestas, pero sin duda que la más adecuada es: simplemente por dinero .

Contablemente los sueldos son parte de los costos fijos. A menores sueldos menor costo, mayor capacidad para competir y mayores beneficios. Por otra parte situaciones coyunturales de cesantía, problemas macroeconómicos, sobreoferta profesional y de mano de obra, etc. hacen posible muchas veces conseguir personas bien calificadas dispuestas a trabajar con sueldos bajos.. Así, desde una perspectiva de corto plazo y para trabajos simples puede optarse por la mano de obra barata.

Sin embargo un empresario que desee ganar mercados y crecer con rapidez rara vez lo logra bajando costos críticos. Hay mercados como los orientales, sin leyes sociales y con mano de obra extremadamente barata que hacen muy dificil competir en esas condiciones. Un pequeño empresario, por regla general tiene que ganar espacios ofreciendo calidad, atención, productos y servicios personalizados. El verdadero nicho de todo pequeño empresario es la personalización, pues en ese campo las grandes empresas con economias de escala no pueden competirle. Ahorrar en sueldos es como echar agua a la leche. Puede que resulte por un tiempo pero la mala calidad del recurso humano finalmente se paga con intereses.

Esto tampoco pretende condicionar a a pagar altos sueldos sin relación al desempeño, camino seguro a la ruina. Nada de eso, lo más razonable es tener estructuras flexibles de remuneraciones que aseguren que sean los trabajadores destacados quienes reciban su premio costante y sonante.

Es imposible lograr triunfar en una empresa con empleados mal pagados, los seres humanos tienden a creer que es posible obtener algo a cambio de nada. No es posible. Solo se puede tener un producto de calidad con empleados de primera, bien incentivados, economicamente antes que nada, para que hagan su tarea de manera excelente.

Las pymes suelen ofrecer sus productos a un precio menor pues no cuentan con recursos para publicitarse al nivel de los grandes, esto que es algo inevitable al comienzo debe ser etapa superada en el menor plazo posible. El mercado está lleno de pequeñas empresas que ofrecen productos económicos y de calidad mediocre, sobreviviendo apenas y que nunca alcanzan el despeque. Una preocupación prioritaria de todo pequeño empresario debe ser romper este círculo vicioso y posicionar su empresa en un nivel superior de calidad, con precios adecuados que permitan tener al mejor personal y los mejores beneficios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix