¿Qué es el suelo?

El suelo es la capa de la superficie de la Tierra, que tiene profundidad variable, que se desarrolla como un ecosistema y se compone de varias capas. La palabra suelo deriva de edafos y la ciencia que se encarga de su estudio es la edafología. Éste esta compuesto por un 45% de minerales, un 25% de aire, un 25% de agua y un 5% de sustancia orgánica. Dentro de la sustancia orgánica tenemos que un 85% es material no vivo, un 10% órganos subterráneos de las plantas como las raíces y un 5% corresponde a organismos que viven en el suelo, bacterias, hongos, protozoarios, arácnidos, ácaros, etc. La comunidad de los seres vivos del suelo se denomina edafón que son los organismos que cumplen su ciclo vital en el suelo. La formación del suelo, es un proceso dinámico y muy lento, nace y evoluciona bajo acción de los "factores activos" del medio, el clima y la vegetación.

El factor climático tiene la propiedad de conseguir suelos análogos a partir de rocas madres diferentes. El suelo, se originó como consecuencia de la desintegración física en pequeños fragmentos de la roca madre. La vegetación que se desarrolla sobre el suelo va dejando cierta cantidad de residuos constituyéndose así el soporte orgánico.

El material inicial para la formación del suelo es la roca madre, que pueden ser diferentes geológicamente basalto, granito, arenisca, el factor climático incide de diferente manera en los tres tipos de rocas, los factores que más influyen en la formación del suelo son el clima y el tiempo cronológico. También inciden los seres vivos los líquenes, los metabolitos de estos van a metabolizar la roca y también influye la microbiota.

PERFIL DEL SUELO: El suelo presenta diferentes capas y se identifican tres principales llamadas horizontes a, b y c.

•  En el sustrato tenemos la roca madre.

•  Por encima de la roca madre encontramos el horizonte c que se originó a partir de la roca madre.

•  El horizonte b es el último en formarse, es de menor tamaño y es el resultado de la interacción entre el horizonte a y el c

•  El horizonte a es en donde se encuentra la biota con el material orgánico.

•  Algunos autores agrega el horizonte cero o capa mantillo que es la capa que se observa a simple vista y es en donde se encuentra el material vegetal que se va descomponiendo.

La doble evolución de los perfiles del suelo y de la vegetación asociada tienden a un equilibrio denominado clímax, equilibrio que es ficticio ya que nunca se llega a un equilibrio, porque la naturaleza se encuentra en estado continuo de alteración y fluctuación.

Los suelos se forman por la combinación de cinco factores interactivos: material parental, clima, topografía. Organismos vivos y tiempo.

Los constituyentes minerales (inorgánicos) de los suelos normalmente están compuestos de pequeños fragmentos de roca y minerales de varias clases. Las cuatro clases más importantes de partículas inorgánicas son: grava, arena, limo y arcilla.

La materia orgánica del suelo representa la acumulación de las plantas destruidas y resintetizadas parcialmente y de los residuos animales. La materia orgánica del suelo se divide en dos grandes grupos :

•  Los tejidos originales y sus equivalentes más o menos descompuestos.

•  El humus, que es considerado como el producto final de descomposición de la materia orgánica.

Para darse una idea general de la importancia que tiene el agua para el suelo es necesario resaltar los conceptos:

  El agua es retenida dentro de los poros con grados variables de intensidad, según la cantidad de agua presente.

•  Junto con sus sales disueltas el agua del suelo forma la llamada solución del suelo; ésta es esencial para abastecer de nutrimentos a las plantas que en él se desarrollan.

El aire del suelo no es continuo y está localizado en los poros separados por los sólidos. Este aire tiene generalmente una humedad más alta que la de la atmósfera. Cuando es óptima, su humedad relativa está próxima a 100%. El contenido de anhídrido carbónico es por lo general más alto y el del oxígeno más bajo que los hallados en la atmósfera.

La arcilla y el humus son el asiento de la actividad del suelo; estos dos constituyentes existen en el llamado estado coloidal. Las propiedades químicas y físicas de los suelos son controladas, en gran parte, por la arcilla y el humus, las que actúan como centros de actividad a cuyo alrededor ocurren reacciones químicas y cambios nutritivos.

 

PROCESO DE FORMACIÓN DEL SUELO:

La superficie sólida sobre la que caminamos, construimos ciudades y caminos, se denomina suelo. Aunque a simple vista no lo parezca, el suelo constituye un sistema natural, complejo y dinámico, donde se desarrollan múltiples procesos e intervienen numerosos factores, tanto bióticos cómo abióticos, es un ecosistema.

El suelo, capa delgada de unos cuantos centímetros de profundidad, está formada por la actividad permanente de los factores que se mencionaban anteriormente sobre la roca madre. Es así que el suelo está compuesto por materiales que provienen de la desintegración física y química de las rocas superficiales y por materiales orgánicos derivados de la actividad de millones de microorganismos e incluso también de plantas y animales.

Los procesos por los cuales se forma el suelo son extremadamente lentos: para poder obtener 30 cm. de suelo es necesario que transcurran cientos o miles de años para su maduración. Es por esto que debemos saber que el suelo es un recurso natural difícilmente renovable y se hace indispensable su conservación.

La formación del suelo se produce gradualmente a través de sucesivas etapas, cada una de esas etapas se denomina etapa seral, en conjunto el proceso se denomina sucesión ecológica, la primera etapa seral es la comunidad pionera y la ultima es la comunidad clímax o madura.

Los rayos del sol calientan la roca madre, que al adquirir temperatura se dilata a lo largo del día. Por el contrario, las temperaturas más bajas de la noche provocan que la roca vuelva a contraerse. Con el tiempo se van formando grietas y se va resquebrajando. A esta sucesión de dilatación-contracción se le suma otro fenómeno llamado "expoliación".

En las grietas formadas mediante este proceso pueden desarrollarse que son una asociación simbiótica entre un fotobionte y un micobionte. Estos seres vivos se agrupan en colonias que van socavando la roca y permiten la acumulación de nutrientes que darán paso, a su vez, al desarrollo de vegetales superiores que por sus características son llamados "pioneros".

Una vez que estas plantas pioneras se instalen en la zona expulsan a los vegetales inferiores. Con el tiempo, se va produciendo la muerte de algunas plantas que, al ser degradadas por los organismos descomponedores, aportan más nutrientes que pueden ser utilizados por árboles y arbustos. Junto con estos últimos aparecen los animales que enriquecen a esa comunidad.

Resumiendo, podemos decir que el suelo se forma a partir de una serie de procesos que enumeramos a continuación:

  Disgregación

•  Fragmentación

•  Corrosión

  Reducción

•  Hidrólisis

•  Carbonatación

•  Aporte de materia orgánica.

 

Constituyentes y estructura del suelo

Un suelo es un sistema biogeoquímico, un ecosistema que mantiene con la biosfera, la atmósfera y la hidrosfera un intercambio de materia y energía. La multitud de constituyentes que lo forman se distinguen por termino medio en tres categorías:

1ª Categoría: Aproximadamente el 45%. Es la materia inorgánica o mineral (especies iónicas, carbonatos, sulfuros,…)

2ª Categoría : Aproximadamente el 5%. Es la materia orgánica. (Sustancias húmicas, proteínas, sales…)

3ª Categoría:
El 20% o 30% restante de los constituyen las fases liquidas y gaseosas ocupando los espacios porosos existentes entre las partículas sólidas.

Esta distribución de los materiales que constituyen el suelo, no es homogénea y según evoluciona el suelo, pasa de ser superficial al principio hasta hacerse cada vez más profundo, destacándose así extractos sucesivos de color, textura y estructura diferentes, denominados horizontes. El conjunto de estos horizontes constituyen el perfil de un suelo y es el estudio de este perfil lo que refleja la acción de procesos bioquímicos y físico-químicos que han tenido lugar en él.

   Material sólido

El material sólido que forma parte del suelo es muy diverso y se divide en dos clases: material orgánico y material inorgánico.

  Material inorgánico

1. Partículas coloidales: Provienen de la erosión de las rocas subyacentes y están constituidos por minerales arcillosos. Tienen gran capacidad de adsorción convirtiéndose en almacenes de agua y nutrientes para las plantas.

2. Minerales: Los principales son el cuarzo y diversos silicatos procedentes de la disgregación de las rocas ígneas y metamórficas.

3. Óxidos: Principalmente los óxidos de hierro de ahí la típica coloración ocre. Y en menor proporción los óxidos de magnesio, titanio, aluminio y cinc.

4. Los carbonatos: El principal es el carbonato cálcico, son una gran fuente de carbono con abundante presencia en el suelo.

Material orgánico

Consiste en una mezcla de biomasas, plantas parcialmente degradadas, organismos vivos microscópicos y el humus. El humus es el residuo originado por la acción de hongos y bacterias sobre las plantas y esta compuesto por una fracción soluble y una fracción insoluble: la humina. Este componente desempeña un papel importante en los procesos físicos y químicos que tienen lugar en el suelo.

Características de los suelos

Cada suelo se caracteriza por sus propiedades físicas y químicas. El conocimiento de las características físico-químicas de un suelo, nos permitirá prever la dinámica de las sustancias contaminantes:

•  LA POROSIDAD: Condiciona la movilidad de los compuestos solubles y de los volátiles.

•  LA TEMPERATURA: De ella dependen los procesos de alteración de los materiales originarios o la difusión de los contaminantes.

•  LOS PROCESOS ÁCIDO-BASE: Influyen en el grado de descomposición de la materia orgánica y de los minerales, en la solubilidad de algunos contaminantes y en conjunto, los procesos controlados por el pH del suelo.

•  LAS REACCIONES REDOX: Originados en el metabolismo de los microorganismos del suelo, afectan a elementos naturales y contaminantes.

•  LAS PROPIEDADES COLOIDALES: Explican los procesos de agregación e inmovilización de partículas.

•  LAS INTERACCIONES SUPERFICIALES: Como por ejemplo la adhesión entre componentes del suelo y otros compuestos ya sean naturales o contaminantes.

•  LA CAPACIDAD DE INTERCAMBIO IÓNICO: Corresponde a la cantidad de iones metálicos que una determinada cantidad de suelo es capaz de intercambiar. Estos intercambios son vitales para que los iones metálicos pueden acceder a la planta.

La modificación o transformación por contaminación, deforestación,… de alguno de los factores que conforman un suelo implica un desequilibrio que afecta al resto de los factores y activa normalmente, procesos de regresión en ese suelo.

Tipos de suelos

Se clasificarán los suelos de una manera general eligiendo las condiciones climáticas como principal factor, porque el clima proporciona al suelo un carácter típico determinado con independencia del tipo de roca madre del que procede.

a) PODZOL: - Suelo de climas húmedos y fríos -Tiene abundante materia vegetal - Horizonte A: Arenoso y de carácter ácido. - Horizonte B: Recibe materiales coloidales que son arrastrados hasta las zonas más profundas formando en ellos una zona endurecida.

b) CHERNOZEN: - Suelo de regiones con clima húmedo y veranos cálidos. - Horizonte A: rico en humus y en óxidos de hierro lo que le da un color pardo-amarillento. - Horizonte B: rico en carbonato cálcico lo que le da un color gris-pardo.

c) LATERITAS: - Suelo de regiones tropicales de clima cálido y húmedo - Horizonte A: prácticamente inexistente. - Horizonte B: rico en óxidos de hierro y aluminio lo que le da un color rojizo.

d) SUELOS DESÉRTICOS: - Suelo de regiones de clima desértico. - Horizonte A: Color gris claro. - Horizonte B: En el se forman nódulos de carbonato cálcico por las aguas de infiltración.

Google
 

 

 

Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix