Evolución humana

El Homo Sapiens

Nos acercamos al final del Pleistoceno (el primer período de la Era Cuaternaria, el cual alcanzó hasta cerca de 15.000 años). Las tierras emergidas ya se han ordenado más o menos según el perfil que tienen actualmente. La flora y la fauna se han distribuido en las diversas zonas que en general ocupan también hoy. El hombre de Neanderthal ya ha organizado sus métodos de caza, a la vez que se ha procurado los instrumentos necesarios. El clima es todavía duro, porque estamos en plena cuarta glaciación, pero los hielos son menos extensos que en las glaciaciones precedentes. Amplias zonas templadas, entre el Ecuador y los Trópicos, permiten vivir a los pocos seres humanos entonces existentes.

He aquí que, en este ambiente, apareció una nueva especie humana, un hombre que, en cuanto a capacidad craneal y a habilidad manual, era muy parecido a nosotros. Este ser superior era el Homo Sapiens. Fue, quizás, el primer hombre que tuvo la noción de su propia superioridad y el que alcanzó los puntos de partida fundamentales de su desarrollo: el sentido religioso, el sentido artístico y el sentido de la comunidad.

Es la única especie del género homo que aún prevalece en el tiempo. El homo Sapiens es una especie de primates los hominoideos que evolutivamente se diferenció en África y de ese ancestro surgió la familia de la que forman parte los homínidos.

Sus características son:
Enterraban a sus muertos, habitaban en cuevas y cabañas contruidas por ellos mismos, cultivaban semillas. Fueron capaces de crear el arte rupestre. Fabricaron instrumentos y herramientas más perfeccionadas, se convirtieron en sedentarios gracias al desarrollo de la agricultura y a la domesticación de animales.

Aunque pertenecientes al mismo género, estos primeros Homo sapiens no presentan un aspecto idéntico al del hombre moderno, (Homo Sapiens Sapiens).

Google
 

 

 

 

Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix