¿En qué consiste una cesárea?

Generalidades:

La intervención llamada cesárea consiste en una operación para extraer del feto por vía abdominal, mediante una incisión. Se recurre a ella cuando no hay posibilidades de un parto normal, o cuando el trabajo de parto pone en riesgo la salud de la madre, del niño o de ambos.

La cesárea, por ser una intervención quirúrgica, presenta los riesgos comunes a todas ellas, y tiene un postoperatorio con un proceso de cicatrización. En cambio, el parto normal permite a la mamá volver a su casa con su bebé, y retomar su actividad en un lapso de tiempo mucho más corto. Por lo tanto, siempre que fuera posible, el parto normal es la vía preferida para el nacimiento.

Indicaciones:

Las razones obstétricas de la indicación de una cesárea pueden responder a causas maternas, fetales, materno-fetales o extra-gestacionales. Se indica cesárea en los siguientes casos:

· Cuando una falta de progresión del trabajo de parto impide el descenso del bebé.
· Cuando el feto no se ubica de la manera correcta, es decir, cefálica, con la cabeza en el cuello del útero.
· Cuando existe un problema en el feto agudo que hace necesario extraer al bebé porque el vientre materno se transforma en un medio adversario
· El retardo del crecimiento intrauterino, en cuyo caso es preferible tener al bebé en cuidados fuera del vientre materno.
· La rotura prematura de la bolsa, que puede complicarse con una infección sobreagregada. Lo mismo sucede con el desprendimiento de la placenta.
· Cuando existen patologías como el cáncer de cuello de útero, los condilomas por HPV (Virus del Papiloma Humano) que obstruyen el canal de parto, etc., también son causa de cesárea.
Cuando existe una diferencia entre el tamaño del bebé y las dimensiones de la pelvis materna, lo que supone que el bebé no podrá transitar por el canal de parto.

Un embarazo múltiple no siempre implica recurrir a la operación. Si los bebés se ubican correctamente, podrán nacer por vía natural.
Otras causas no tienen que ver con el embarazo en sí. Las madres portadoras del virus del sida (HIV), por lo general, se someten a cesárea, ya que ésta permite bajar la tasa de infección por el virus al bebé. Una insuficiencia cardiaca, la hipertensión cuando no está debidamente controlada, los antecedentes de desprendimiento de retina o la presión ocular también pueden ser causa de indicación de una intervención cesárea.

Un parto normal puede ser indicado luego de sólo una cesárea. A partir de la segunda, habitualmente la pared del útero adelgaza su segmento, y existe riesgo de rotura durante un parto normal.

Tipo de corte y anestesia

· Con un corte longitudinal, es decir, de arriba hacia abajo
· O en forma transversal, o sea de derecha a izquierda.

Cuando no existe urgencia, y es la primer cesárea de la embarazada, se prefiere en general la incisión transversal. Esta resulta más estética. Pero no es posible, por ejemplo, en mujeres obesas o en casos de emergencia, ya que requiere más tiempo. En el caso en que la mamá ya presentara un corte anterior de tipo longitudinal, no es necesario provocar una nueva cicatriz.
En la intervención cesárea se utiliza habitualmente la anestesia peridural, que es la anestesia que se da a nivel de la medula espinal.

Los procedimientos anestésicos que se realizan a través de la columna vertebral son, genéricamente, de dos tipos: anestesia peridural y anestesia subaracnoidea (vulgarmente llamada raquídea) por medio de los cuáles se administran distintos tipos de medicamentos, por ejemplo, anestésicos locales, analgésicos potentes como morfina y otros, corticoesteroides, etc.
Anestesia peridural: es la administración de un fármaco en el espacio llamado extradural o peridural, porque está por fuera de la duramadre que es una de las membranas llamadas meninges que recubren al sistema nervioso central lo cual incluye a la médula.

Anestesia subaracnoidea:
es la administración de fármacos en el espacio por donde circula el líquido cefalorraquídeo y que está ubicado por dentro de la duramadre.
Con cualquiera de las dos anestesias se logra dejar sin sensibilidad al dolor a la mitad del cuerpo, por ejemplo del ombligo hacia abajo. No sólo se la utiliza en cesáreas, sino en otras intervenciones como las de hernia inguinal, cirugía de próstata, reemplazo de cadera, fracturas de pierna o de muslo, etc.

La anestesia peridural o subaracnoidea se realiza administrando una sola dosis del medicamento o también varias dosis. En este último caso es necesario colocar un catéter en cualquiera de los dos espacios y de esa manera se lograr prolongar la analgesia el tiempo que dure la operación.
Para el parto sin dolor se utiliza el mismo catéter; de esa manera la paciente permanece todo su trabajo de parto sin dolor.

 

 

Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix