Retraso en el crecimiento durante el embarazo

Definición:

Un niño presenta un retraso en el crecimiento dentro del útero materno cuando puede estimarse que posee un peso muy inferior al que le corresponde al período gestacional en el que se encuentra la madre. En caso de nacer en el momento en que se detecta el retraso en el crecimiento, su peso se encontraría muy por debajo de los modelos obtenidos de niños considerados "sanos", cuyas madres no padecieron ninguna enfermedad conocida.
Diversos son los factores que pueden actuar modificando el crecimiento normal en el vientre de la madre; de hecho, en el 60% de los casos se los puede identificar.

Factores que pueden causar retraso en el crecimiento:

a) factores de riesgo presentes antes de la concepción, como el bajo nivel socioeconómico, primer hijo, edades consideradas límites (adolescencia, edad avanzada), enfermedades como hipertensión arterial y diabetes;
b) factores de riesgo en el momento del embarazo, como embarazo múltiple, hipertensión producida por el embarazo, período entre dos gestaciones menor a un año, aumento de peso al final del embarazo inferior a lo esperado, infecciones bacterianas, virales y parasitarias;
c) factores relacionados con los hábitos maternos, como tabaquismo, consumo de excesivo de cafeína o alcohol y estrés, entre otras.
Los niños considerados pequeños para su edad gestacional presentan un riesgo de mortalidad perinatal ocho veces superior que aquellos que presentaron un peso al nacer dentro de los límites normales.

¿Cómo se detecta el retraso en el crecimiento?

En la mayoría de los casos el primer contacto que se tiene con la mujer es cuando ya está embarazada, por lo que en ese momento y en los subsiguientes controles prenatales deben identificarse aquellos factores de riesgo enunciados anteriormente, que son capaces de influir en el crecimiento del bebe dentro el útero. Con esto se intenta corregir estos inconvenientes.
Generalmente, el retraso en el crecimiento es detectado recién entre las semanas 30 y 32, declarándose con movimientos fetales escasos, disminución o cese del crecimiento del tamaño del vientre materno y poco aumento de peso de la madre.
La ecografía constituye el método diagnóstico de mayor eficacia para la detección de este problema.
En todos los casos debe conocerse indiscutiblemente la semana de gestación en la que se encuentra la madre, para no cometer el error de diagnosticar un retraso del crecimiento cuando en realidad es un niño con un crecimiento normal y en lo que se está equivocado es en la edad gestacional.

¿Cómo prevenir el retraso en el crecimiento durante el embarazo?

Antes y durante el embarazo pueden tomarse una serie de medidas generales para evitar el retraso en el crecimiento, como abandonar el cigarrillo, mejorar la alimentación para poseer un estado nutricional lo más adecuado posible y evitar las situaciones de estrés.
En caso de anemia o hipertensión inducida por el embarazo deben ser corregidas y fundamentalmente prevenidas con los controles prenatales que sean necesarios.
El reposo, principalmente acostadas de costado mejora la circulación a nivel del útero y la placenta.
Cuando el trastorno es detectado en las fechas próximas al parto, la decisión de continuar con el embarazo o inducir el parto depende de los recursos con los que se cuenten para asegurar la salud del hijo.

Google
 

 

 

 

Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix