¿Qué es el asma?

La palabra asma viene del griego, y es una enfermedad inflamatoria del aparato respiratorio, la cual provoca disnea, (dificultad para respirar)

Es una enfermedad frecuente y varía mucho de un país a otro. Afecta entre el 3 y 7% de la población adulta, y es más frecuente en niños, siendo una de las más importantes enfermedades crónicas. Es más frecuente en el sexo masculino, pero al llegar a la pubertad, esta relación cambia. En los ultimos 20 se ha registrado su aumento debido en parte a la contaminación ambiental.

Si bien se sabe que el asma es una enfermedad causada por una inflamación crónica de las vías aereas, los mecanismos de esta inflamación están aún por determinarse y sus causas son inciertas. Muchas células inflamatorias pueden estar implicadas e interactuar con otras de forma compleja.

Hay dos tipos de medicamentos usados para tratar el asma. Medicamentos de control a largo plazo y de alivio rápido a corto plazo . Aunque ambos medicamentos tratan los síntomas del asma, se usan deforma diferente.

Los de control a largo plazo generalmente se toman todos los días para controlar los síntomas del asma y para prevenir que ocurran ataques.

Los de alivio rápido se toman principalmente para aliviar el comienzo de los síntomas de asma (tal como durante un ataque de asma), y en casos en los que los síntomas de asma ocurren sólo ocasionalmente.

Primeros auxilios ante una crisis asmática

La crisis asmática puede desencadenar la muerte del paciente si no es atendida a tiempo o si se la trata en forma incorrecta.. Es por eso que se requiere, para la atención de un evento tal, estar en conocimiento de algunos pasos básicos para evitar que la crisis empeore.

¿Cómo se puede distinguir un episodio de asma controlable de una crisis asmática que requiere tratamiento médico urgente?

Una de las calificaciones posibles indica que la crisis asmática no mejora con el uso de las medicinas convencionales. Sin embargo, esta calificación es solamente parcial, ya que hay cuadros asmáticos que son resistentes a la medicación que enfermo dispone habitualmente, pero no alcanzan la gravedad de una crisis.

Por eso, otra forma de distinguir un episodio curable de una cuadro de urgencia es la actitud del paciente con respecto a la misma.

Generalmente, el cuadro de asma controlable se presenta con síntomas que no detienen la actividad del paciente, ni se manifiestan verbalmente ni ameritan pedido de ayuda alguno.

Por eso, un indicio indiscutible de que los síntomas de asma se han agravado es cuando el enfermo detiene sus actividades, admite que se siente mal y pide ayuda, conductas que son una señal inequívoca de una crisis asmática severa, entendiendo como severa la crisis con peligro de paro respiratorio

¿Cómo atender una crisis asmática?

Pedir ayuda médica urgente, como primera medida. Las crisis asmáticas no se curan espontáneamente ni admiten demora.

Ignorar los consejos del tipo "esperemos un rato a ver cómo evoluciona" o "ya se le va a pasar", ya que se está frente a un paciente que va perdiendo minuto a minuto la facultad de respirar y requiere un tratamiento determinado. Por otro lado, el enfermo, que ya sabe que su episodio sólo se sana con una medicación específica, puede experimentar una profunda angustia si percibe que se está delegando en él mismo la curación de algo que no la tiene.

. Explicarle, además, al enfermo que ya se pidió ayuda y que, eventualmente, está en camino. Si la ayuda tarda mucho el paciente debe ser trasladado al centro asistencial más cercano sin demora.

. Por ninguna razón, permitir que el paciente ambule, ni someterlo a ejercicios tales como cantar, tocar la flauta o inflar un globo. Hay personas que piensan que este tipo de tratamiento puede curar una crisis asmática.

. Por ninguna razón, permitirle que se acueste, ni siquiera de cúbito ventral. El paciente debe permanecer sentado. La postura del cuerpo, los brazos y las piernas puede ser a su elección, pero debe permanecer sentado.

. Por ninguna razón darle agua fría, mojarlo o bañarlo, ya que el contacto con el agua produce espasmos bronquiales severos que empeoran la crisis.

. Evitar consejos sobre cómo debe respirar, ya que la respiración terapéutica es contraindicada en crisis severas. Eso solamente angustia y fatiga al paciente, no le reporta ninguna utilidad y, además, no tiene margen para ejercicio terapéutico alguno porque sus vías respiratorias están completamente bloqueadas. El sabrá cómo respirar

Opcionalmente también:

Darle de beber alguna infusión caliente como se: té, café, mate, sopa,etc.

. Aislarlo del resto de las personas y dejarlo al cuidado de personas capacitadas. .

. Evitar recriminaciones o muestras de temor.

. Nebulizarlo, utilizando solución fisiológica. (es conveniente delegar en el médico el suministro de medicinas mas potentes)

. Permitir que use su inhalador personal. Si bien estos inhaladores tienen diversos efectos colaterales si se usan en exceso, en una crisis asmática severa pueden representar para el paciente una sensación de seguridad y resguardo indispensable ante su situación.

Si su hijo tiene asma ayudar a protegerlo de los síntomas identificando y evitando, o controlando, las cosas que desencadenan una crisis asmática. Sus esfuerzos deberán centrarse en eliminar las fuentes o circunstancias de los desencadenantes en su hijo y/o los propios desencadenantes

El origen del asma bronquial es la inflamación de predominio eosinófilo producida, en origen, por la alergia a ciertos productos. En muchos casos se acompaña de una rinitis con estornudos aguilla nasal, picor y obstrucción. Esta asociación es en la que se basa la teoría hoy en día aceptada de que el asma es una parte de una enfermedad alérgica y no un problema orgánico exclusivo pulmonar.

Sobre esta inflamación alérgica actúan otros mecanismos que desencadenan síntomas:

Un gran porcentaje de los niños con asma se curan, ya que la prevalencia en la infancia es del 11% y en el adulto oscila entre el 4 y 6 %. Mas de la mitad de los niños con asma deja de padecerlo en la pubertad.

Los factores de riesgo para mantenerse con asma son:

Google
 

 

 

Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix