El Autoexamen testicular

El autoexamen testicular (TSE por su sigla en inglés) es un una forma simple que permite a los jóvenes examinar su zona genital, específicamente los testículos a fin de verificar la no existencia de bultos ni protuberancias inusuales que pueden ser el primer signo o indicio de una malformación o cáncer testicular.

Aunque el cáncer testicular es poco frecuente en los adolescentes, suele ser el cáncer más común en hombres de entre 15 y 35 años, en términos generales. Debe hacerse un hábito la realización del autoexamen testicular todos los meses a fin de que el varon se familiarice con el tamaño y la forma normales de sus testículos, lo que le podrá dar las pautas para poder descubrir la presencia de algo diferente o anormal en el futuro.

AUTOEXAMEN
Esto es lo que se debe realizar:

· Lo mejor es realizar el autoexamen testicular mientras se esta bajo la ducha o realizándose un baño caliente, o inmediatamente después de finalizado el mismo. El escroto (la piel que recubre los testículos) está más relajada en ese momento, lo que facilita el examen.

· Examinar un testículo por vez. Primeramente se debe hacer girar cada testículo entre los dedos de ambas manos (aplicando una leve presión). Colocar los pulgares sobre la parte superior del testículo, con el índice y el dedo mayor de cada mano detrás de éste, y luego hacerlo girar suavemente entre los dedos.

· Se deberá palpar y sentir el epidídimo, una especie de conducto blando que duele un poco si se lo presiona ubicado sobre el borde posterosuperior de cada testículo, dicho conducto es el que transporta los espermatozoides. Ésta es una protuberancia normal.

· Recordar que los testículos no son simétricos, en general, el derecho, es apenas más grande que el otro en la mayoría de los varones. Esto también es normal.

· Cuando examine cada testículo, hay que tratar de palpar bultos o protuberancias en el frente o los costados. En ocasiones, las protuberancias son tan pequeñas como un grano de arroz o una arveja.

· Si nota algún tipo de inflamación, bultos o protuberancias o cambios en el tamaño o el color de un testículo, o si siente algún dolor o alguna molestia en las ingles, consultar de inmediato al médico.
Los bultos o la hinchazón no necesariamente son indicios o implican la presencia de un tumor, pero el médico es quien debe examinarlos lo antes posible, realizar el diagnóstico pertinente. El cáncer testicular casi siempre tiene cura si se lo detecta y trata a tiempo de allí la importancia de la realización del autoexamen.

Google
 

 

 


Cyber Map | Contáctenos | ©2008 El Vuelo del Fenix