Cómo limpiar tus gemas


Asear y purificar tus piedras y cristales es sumamente importante. No importa dónde hayas adquirido tu gema, ha habido previamente una multitud de personas que la han manipulado y tenido en sus manos y por lo tanto, ha estado sujeta a muchos campos de energía tanto positivos como negativos. Por este motivo, es necesario purificarla. Hay 3 formas simples de hacerlo:

1. Usando sal marina
La sal marina y el agua son lo mejor para liberar a tu piedra de las malas energías de las que pude venir cargada. Si la piedra o gema no presenta grietas puedes usar sal marina sin peligro alguno. En este caso, dejo la piedra en agua con sal durante toda la noche. Si tu piedra tiende a deshacerse al tacto, no uses sal marina.

Para incrementar el efecto de la purificación, puedes añadir al agua con sal salvia, albahaca o lavanda.

2. Con agua corriente
También se puede limpiar muy bien manteniéndola bajo un chorro de agua corriente. Al hacerlo, debes al mismo tiempo pedir al universo que retire todo lo negativo que contiene. Te invitamos a imaginar un rayo de luz blanca alrededor de la zona en la que te encuentras y estas limpiando la piedra, llenándola de sabiduría.

3. Usando otras piedras
Piedras como la cornalina o el cuarzo transparente tienen la propiedad de limpiar y purificar otras piedras. Actúan de forma muy simple. Todo lo que tienes que hacer es colocar una de estas piedras en la bolsa donde guardas las demás.



Galería de Imágenes